TRADUCTOR

viernes, 28 de junio de 2019

DEFENSA NACIONAL: Críticas y Propuestas. Por Horacio Micucci


DEFENSA NACIONAL: Críticas y Propuestas.


Por Horacio Micucci


"Seguimos conservando un despliegue territorial para amenazas antiguas", remarcó el mandatario en un discurso en la guarnición militar de Campo de Mayo, hace casi un año. Son sus palabras...

¿Considerará el presidente Macri que la ocupación colonial inglesa de nuestras Malvinas es una "amenaza antigua" y caducada?

¿Es “amenaza antigua”, y que se debe abandonar, la Defensa territorial, marítima y aérea de Argentina? ¿Dejaremos eso para tropas extranjeras como la base inglesa en Malvinas, o las bases norteamericanas y chinas en nuestro territorio?

¿Es parte de las reformas en el área de Defensa Nacional el hecho de que tropas y material bélico extranjeros ingresaron a Argentina con la excusa de proteger la pasada reunión del G20? ¿O es un prototipo de lo que va a ocurrir, reduciendo a las FFAA a una policía contra el enemigo interno, que será la oposición patriótica y popular a la entrega?

Todo lo anterior, se realiza sacando de sus funciones específicas a la Gendarmería y la Prefectura y reduciéndolas a la custodia del “supermercado del mundo” que, según Macri, será el futuro de Argentina. Custodiar las góndolas para protegerlas de los hambrientos que generan diariamente las políticas de entrega del patrimonio nacional, sumisión de la Patria e indefensión nacional en esta Argentina dependiente y rapiñada por todas las potencias.

Ya no importa la ocupación del territorio para la Defensa Nacional: los cuarteles se venderán para negocios inmobiliarios.

La Defensa Nacional para una Argentina Independiente de toda dominación extranjera parece ser antigua para el Sr. Presidente. Porque el proyecto que defiende es el de una republiqueta vendedora de “commoditys”.

LA INDEFENSIÓN Y SUMISIÓN NACIONAL TIENEN COMO FIN LA ENTREGA NACIONAL

La orientación de la Defensa Nacional que propone el presidente se manifiesta y se corresponde con:

1.- la falta de una hipótesis de conflicto con los colonialistas ingleses que usurpan nuestras Malvinas y en la continua y creciente conciliación con los colonialistas británicos, y en las negociaciones para establecer acuerdos de cooperación militar con ellos.

2.- la vigencia continuada de los Acuerdos de Madrid y Londres, verdaderos estatutos de nuestra indefensión nacional y con la vuelta a la teoría del "paraguas de soberanía" (que beneficia a los ingleses ya que mientras ellos ejercen ocupación efectiva, les permite explotar nuestras riquezas con colaboración del gobierno de Macri, que les ha entregado áreas en el Este de Malvinas, recientemente), con el desarme de nuestra capacidad de Defensa y de lo que queda de la industria para la Defensa.

3.- la carencia de una estrategia que contemple la defensa de la Patagonia despoblada y desprotegida, donde extensos latifundios (muchos extranjeros como Benetton y Lewis) impiden el acceso a la tierra de campesinos propietarios que debieran poblarla y defenderla. Donde reinan apellidos como Braun, Braun Menéndez, y Menéndez Betty (que también figuran en el equipo de presidente). Esa Patagonia Argentina donde abundan materiales estratégicos para la Defensa y el desarrollo industrial independiente y nacional. Lewis, el de la base en el paralelo 48, es socio de Mindlin en Pampa Energía y en EDENOR. Y Mindlin también figura entre los afines al Presidente: en 2016 compró IECSA, que hasta ese entonces pertenecía a Ángelo Calcaterra, primo del mandatario, y antes fue (¿fue?) la empresa insignia del Grupo Macri.
¿Serán sus empresas y latifundios los “objetivos estratégicos” a defender ante una huelga o una protesta popular?

4.- la indefensión de nuestro litoral marítimo (el quinto del mundo) con más de 6.800 km de costas, con riquezas pesqueras y nódulos polimetálicos de innegable importancia estratégica.

5.- la persistencia de una Marina desguazada que no puede defender nuestros mares, la proyección antártica y la confluencia Atlántico-Pacifico, de indudable interés geoestratégico para la integridad territorial argentina.

6.- la situación de una Fuerza Aérea sin aviones frente a un amplio espacio aéreo indefenso (donde pueden actuar con libertad aviones de la Base de los colonialistas en Malvinas), mientras el gobierno habla del ciberespacio y desprecia y desfinancia el INVAP o habla de funciones de apoyo logístico a la policía mientras el lema “prever para proveer” de la logística militar no se cumple en absoluto.

7.- Se corresponde, en fin, con la línea diplomática de conciliación con distintos imperialismos que se disputan el mundo, en general. Y con una línea de destrucción de la Defensa Nacional, de desguace de lo que queda de la Industria para la Defensa, de la destrucción de la Argentina Industrial, Tecnológica y Científica. Baste decir que con sólo el 4% de los intereses de las onerosa y usuraria deuda externa contraída se duplicaría en cinco años el exiguo presupuesto militar. Y que la especulación financiera ha llegado a devorarse, en un día, el valor equivalente al de un submarino como el ARA SAN JUAN. 

Los ingleses ven muy bien esta orientación del decreto presidencial sobre las reformas en el área de la Defensa.

También lo ven muy bien los estadounidenses que nos imponen la vuelta a la trágica TEORÍA DE LA SEGURIDAD INTERIOR, aplicada por Onganía y luego de Videla en adelante. Teoría según la cual el enemigo está “adentro”. Como en los bombardeos de Plaza de Mayo de 1955.

Lo de la lucha contra el narcotráfico es sólo cobertura. No se propone terminar con el narcotráfico. Lo que se descubre es sólo para difusión mediática. Pequeños “dealers” y no la eliminación del narcotráfico, en cuya cabeza (es plausible suponer por la envergadura que alcanza en estas tierras) estarían grandes intereses de la economía y la política internacional y argentina, en disputa entre sí, a expensas de la vida del pueblo argentino.

Una Argentina soberana debe tener como hipótesis de conflicto los ataques abiertos o solapados de las potencias. Esas son las viejas y siempre renovadas amenazas.

DEFENSA NACIONAL PATRIÓTICO-POPULAR, INTEGRAL E INTEGRADA

Un proyecto de Argentina Independiente de toda dominación extranjera exige una Defensa Nacional para el mismo.

No se trata de encontrar un “entretenimiento” para las FFAA o un justificativo para su existencia. Se trata de organizar una Defensa Nacional indispensable e integrante de ese proyecto.

Previamente a toda definición al respecto deben debatirse previamente dos cuestiones:

1º) lo primero es definir en qué mundo nos encontramos. No es un mundo “globalizado” de países iguales, respetuosos y racionales. Se trata de un mundo donde un puñado de países oprimen y rapiñan a una mayoría de pueblos, países y naciones del mundo. El Presidente Macri, además, se equivoca porque no es, ni siquiera, la “globalización de los 90”. Porque se está desarrollando un camino de guerras comerciales y de aumento de conflictos militares regionales.
Se acentúan los factores de disputa y guerras convencionales. Y las potencias se cierran y protegen.
Ante ese mundo estamos inermes. Las potencias “se cierran” en la protección de sus intereses económicos y estratégicos y el gobierno propone “abrirnos” a ese mundo y entrar en él por la puerta den servicio. La política del Gobierno nos lleva al precipicio.
Su definición en una Reunión del BRICS (en Sudáfrica) acerca de lo que llama “el Sur globalizado” sintetiza crudamente su posición.

2º) debemos definir qué tipo de país somos en la actualidad para encarar los cambios y caminos necesarios para revertir la situación: hoy sucesivos gobiernos nos han llevado a ser un país dependiente rapiñado por distintas potencias imperialistas. Y que lleva como lastre el latifundio, en gran parte extranjerizado incluso en manos de personajes de la potencia que usurpa nuestras Malvinas.

Todo ejército se constituye en función de sus fines.

San Martín y Belgrano organizaron ejércitos para la Independencia Americana. Y nunca los embarcaron en luchas fratricidas.

San Martín, en particular, relacionó la organización del Ejército de los Andes con el desarrollo de la industria para la Defensa en Cuyo, haciendo producir balas y cañones, pero también uniformes, carros de transporte, alimentos, etc. constituyendo un centro de industria pesada y liviana, que fue el más importante en lo que es nuestro actual territorio, en esa época. Y ese centro, dirigido por el no siempre suficientemente destacado Fray Luis Beltrán, fue una de las bases materiales de la impresionante hazaña logística del Cruce de Los Andes.

Pero San Martín combinó su actividad militar con el apoyo a la prosperidad de la industria local del vino, como lo demostró al instar a sus diputados al Congreso de Tucumán (Fray Justo Santa María de Oro y Tomás Godoy Cruz) a proponer leyes para el proteccionismo de su vitivinicultura (que fueron rechazadas con argumentos de defensa de la libre importación indiscriminada que se escucharon en gobiernos anteriores y se escuchan y aplican, hoy, en ámbitos oficiales).

En efecto, el diputado Malabia le contestó a San Martín que impedir la entrada de los vinos extranjeros no iba a contribuir a mejorar la calidad de los vinos nacionales porque la competencia solo se estimula con la libre concurrencia, y que asegurar el mercado nada más que para los productos locales significaría introducir un factor negativo que no favorecería el refinamiento.
Y lo dijo de esta forma:
“La concurrencia es la única que promueve la emulación de los fabricantes, emulación que en todos tiempos y en todas las naciones han sido la causa motriz del gusto y de los progresos de la industria”.

San Martín organizó su ejército en base a la teoría del Pueblo en armas, que viene desde las Invasiones Inglesas y la Revolución de Mayo, combinando los cuadros profesionales militares con el pueblo organizado. Parte de eso fueron las acciones de Güemes, la guerra de Republiquetas y la acción del General Antonio Álvarez de Arenales y otros.

Eso es lo que llamamos Defensa Nacional Patriótico-Popular Integral e Integrada.
Integral porque no sólo se expresa en balas y cañones. Es también la industria para la defensa en todas las áreas (energía, química pesada y liviana, industria liviana y pesada, fármacoindustria de principios activos, alta tecnología como el INVAP, etc.).

Integrada, a su vez, con todo el desarrollo agrícola industrial y el proyecto de bienestar social, donde un Estado de nuevo tipo, de democracia grande, controle las palancas claves del desarrollo independiente, posibilitando y facilitando el mismo. Los verdaderos empresarios nacionales y las PYMES se verán favorecidos por ello.

Esto supone, de manera no exhaustiva:

a) Seguridad energética (imposible con nuestro petróleo y el gas en manos extranjeras y hasta del enemigo colonial),

b) Seguridad alimentaria (que impone la necesidad de una Reforma Agraria retomando los preceptos del General Artigas en el Estatuto de 1815).
Patria proviene de patrimonio, suele decir el Dr. Julio C. González.
En efecto, Patria es nuestro patrimonio en el sentido más amplio. Nación abarca constituir una comunidad estable de seres humanos formada históricamente, surgida sobre la base de la comunidad de lengua, territorio, vida económica y carácter psíquico, que se manifiesta en una comunidad de cultura. Defenderán su Patria ante toda agresión extrajera esos campesinos que han hecho realidad la consigna "la tierra para el que la trabaja". Campesinos que digan "esta es mi tierra, esta es mi casa, esta es mi Patria. Doy la vida por ella.".

c) Seguridad de protección ambiental, impidiendo la explotación contaminante como la megaminería, y el extractivismo que agota nuestros recursos.

d) Seguridad de provisión de medicamentos y elementos esenciales de supervivencia de la población.

Los beneficiarios de la dependencia argentina y las potencias a las que responden generarán acciones contra todo intento de una Argentina independiente. Esas son las Hipótesis de Conflicto. Esas son las amenazas que se deben prevenir.

UN PROGRAMA PARA SER CUMPLIDO

Elaborar una política de Defensa Nacional Patriótico-Popular, Integral e Integrada, es una necesitad del Pueblo (ajena a toda mezquindad sectorial o coyuntural).

Será entonces posible, porque el Programa de un Gobierno del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo es hacer posible lo necesario.
No sólo declamarlo.



miércoles, 17 de abril de 2019

SEGURIDAD ALIMENTARIA, SOBERANÍA ALIMENTARIA, DEFENSA NACIONAL DE UNA ARGENTINA INDEPENDIENTE Y REFORMA AGRARIA

SEGURIDAD ALIMENTARIA, SOBERANÍA ALIMENTARIA, DEFENSA NACIONAL DE UNA ARGENTINA INDEPENDIENTE Y REFORMA AGRARIA


Para que haya Seguridad alimentaria y Soberanía alimentaria es necesaria una REFORMA AGRARIA que cree un millón de chacras mixtas de campesinos propietarios.

Para que haya verdadera Defensa Nacional es preciso poblar la Patagonia (por ejemplo) con miles de campesinos propietarios que digan "esta es mi tierra, esta es mi casa y las defiendo con la vida".

El Ejército de una Argentina INDEPENDIENTE DE TODA DOMINACIÓN EXTRANJERA debe integrarse con esos campesinos propietarios que surjan de la Reforma Agraria.

LATIFUNDISTAS EXTRANJEROS EN NUESTRA PATAGONIA:

UN PROBLEMA DE DEFENSA NACIONAL

Grupo Benetton (Italia) el mayor latifundista del país: 950.000 hectáreas.

Grupo Walbrook (Inglés) 600.000 hectáreas.
Grupo Heilongjiang Beidahang (China) 330.000 hestáreas.
Gold Corp (Canadá) 130.000 hectáreas.
Grupo Burco (Bélgica) 80.000 hectáreas.
Ted Turner (EEUU) 56.000 HECTÁREAS.
Josheph Lewis (Inglés) 38.000 hectáreas y un aeropuerto del tamaño den Jorge Newbery (CABA) donde pueden aterrizar aviones ingleses desde la Base Colonialista que usurpa nuestras Malvinas en 2 horas, partiendo Argentina Continental en dos.

Merece una mención el Grupo Menéndez-Menéndez Bhety-Braum Menéndez, de viejas relaciones con los ingleses. 400.000 hectáreas. Dueños del Hipermercado LA ANÓNIMA, monopólico en el Sur. Marcos Peña es Marcos Peña Braun. Y Braun fue secretario de Comercio del actual gobierno.

Es necesaria una reforma agraria que dé la tierra al que la trabaja. No sólo para asegurar el alimento del Pueblo y los insumos para la industria. 
Es necesaria para la ocupación territorial, clave en una política de Defensa Nacional patriótico-popular, integral e integrada, que impida toda agresión de rapiña de los imperios. “Gobernar es poblar” dijo Alberdi. Si para Juan Bautista Alberdi "gobernar es poblar", vale por extensión que defender el territorio es poblarlo de verdaderos productores que lo habiten y produzcan en él. Campesinos que accedan a la tierra como propietarios y no terratenientes que se quedan con la renta de tierra que no trabajan y que viven en lujosas mansiones, lejos de la producción.


Patria proviene de patrimonio, suele decir el Dr. Julio C. González.

En efecto, Patria es nuestro patrimonio en el sentido más amplio. Defenderán su Patria ante toda agresión extrajera esos campesinos que hayan hecho realidad la consigna "la tierra para el que la trabaja". Campesinos que digan "esta es mi tierra, ésta es mi casa, ésta es mi Patria. Doy la vida por ella.".

jueves, 26 de julio de 2018

DEFENSA NACIONAL: Críticas y Propuestas. APUNTANDO HACIA ADENTRO…


DEFENSA NACIONAL: Críticas y Propuestas.

APUNTANDO HACIA ADENTRO…

Por Horacio Micucci


 “Que la Ley de Defensa Nacional expresa claramente en su artículo 2° que aquella “...es la integración y la acción coordinada de todas las fuerzas de la Nación para la solución de aquellos conflictos que requieran el empleo de las Fuerzas Armadas, en forma disuasiva o efectiva, para enfrentar las agresiones de origen externo”.
“Que este tipo de agresiones no solo son de carácter estatal militar, sino que en ocasiones se manifiestan de otras formas que, sin dejar de tener su origen en el exterior, se desarrollan en nuestro territorio y/o tienen efectos en él, afectando intereses que la Defensa Nacional puede y debe contribuir a preservar”.
CONSIDERANDOS DEL DECRETO-2018-683-APN-PTE

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, aseguró hoy que el sistema de defensa nacional está "desactualizado", producto de "años de desinversión", y anunció un "proceso de modernización" para que las Fuerzas Armadas sean capaces de enfrentar los "desafíos del siglo XXI". "Seguimos conservando un despliegue territorial para amenazas antiguas, estoy acá porque queremos saldar la deuda que tenemos con las Fuerzas Armadas de la democracia", remarcó el mandatario en un discurso en la guarnición militar de Campo de Mayo.
AGENCIA EFE

El epígrafe es el Decreto del Poder Ejecutivo y la palabra del presidente.
¿Considerará el presidente Macri que la ocupación colonial inglesa de nuestras Malvinas es una "amenaza antigua"?
¿Es amenaza antigua la Defensa territorial, marítima y aérea de Argentina? ¿Dejaremos eso para tropas extranjeras como la base inglesa en Malvinas, o las bases norteamericanas y chinas en nuestro territorio?
¿Es parte de la reforma el hecho de que tropas y material bélico extranjeros ingresen a Argentina con la excusa de proteger la próxima reunión del G20? ¿O es un prototipo de lo que va a ocurrir, reduciendo a las FFAA a una policía contra el enemigo interno, que será la oposición patriótica a la entrega?
Todo lo anterior, sacando de sus funciones específicas a la Gendarmería y la Prefectura y reduciéndolas a la custodia del “supermercado del mundo” que, según Macri, será el futuro de Argentina. Custodiar las góndolas para protegerlas de los hambrientos que generan diariamente las políticas de entrega del patrimonio nacional, sumisión de la Patria e indefensión nacional en la Argentina dependiente y rapiñada por todas las potencias.
Y, en el fondo y como objetivo, disolviendo a las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas de control de Fronteras de tierra y mar, para constituir una Policía interna para perseguir a los patriotas y luchadores del Pueblo que se opongan a estas políticas.
Ya no importa la ocupación del territorio para la Defensa Nacional: los cuarteles se venderán para negocios inmobiliarios.
Ya no importa la custodia de nuestro litoral marítimo. Los objetivos son “nuevas amenazas”, no los ingleses que ocupan las Malvinas, con la mayor base extranjera en América Latina. De la ocupación territorial se ocuparán esos ingleses, o los chinos de la base de Neuquén, o las bases estadounidenses en el norte y en el sur (¿para custodiar Vaca Muerta?) y su Flota del Atlántico Sur. O cualquier tropa extranjera que ingrese para cualquier necesidad de defensa ... de sus intereses, no de los nuestros.
La Defensa Nacional para una Argentina Independiente de toda dominación extranjera parece ser antigua para el Sr. Presidente. Porque el proyecto que defiende es el de una republiqueta vendedora de “commoditys”,
INDEFENSIÓN Y SUMISIÓN PARA LA ENTREGA
Macri les pidió a las Fuerzas Armadas que "dediquen mayores esfuerzos en la cooperación con otras áreas del Estado, brindando apoyo logístico a las fuerzas de seguridad para cuidar a los argentinos frente a las amenazas y desafíos actuales", en el marco de la lucha contra el narcotráfico.
Parece que la recuperación de nuestros territorios usurpados no es parte de las amenazas y desafíos actuales, para el Sr. Presidente.
Esto se manifiesta en la falta de una hipótesis de conflicto con los colonialistas ingleses que usurpan nuestras Malvinas.
O en la carencia de una estrategia que contemple la defensa de la Patagonia despoblada y desprotegida, donde extensos latifundios (muchos extranjeros como Benetton y Lewis) impiden el acceso a la tierra de campesinos propietarios que debieran poblarla y defenderla. Donde reinan apellidos como Braun, Braun Menéndez, y Menéndez Betty (que también figuran en el equipo de presidente). Donde abundan materiales estratégicos para la Defensa y el desarrollo industrial independiente y nacional.
O en la indefensión de nuestro litoral marítimo (el quinto del mundo) con más de 6.800 km de costas, con riquezas pesqueras y nódulos polimetálicos de indudable interés estratégico. O en la defensa del Acuífero Guaraní.
O en una Marina desguazada que no puede defender nuestros mares, la proyección antártica y la confluencia Atlántico-Pacifico, de indudable interés geoestratégico para la integridad territorial argentina.
O una Fuerza Aérea sin aviones frente a un amplio espacio aéreo indefenso (donde pueden actuar con libertad aviones de la Base de los colonialistas en Malvinas, mientras el gobierno habla del ciberespacio y desactiva el INVAP o habla de funciones de apoyo logístico a la policía mientras el lema “prever para proveer” de la logística no se cumple en absoluto).
Esto es coherente con la diplomacia de conciliación con los ingleses, con la vuelta a la teoría del "paraguas de soberanía" (que beneficia a los ingleses ya que mientras ellos ejercen ocupación efectiva, les permite explotar nuestras riquezas con colaboración del gobierno de Macri), con el desarme de nuestra capacidad de Defensa y de lo que queda de la industria para la Defensa.
El Presidente cumple minuciosamente los Acuerdos de Londres y Madrid y les propone a las FFAA el rol (anticonstitucional) de policía y guardia interna para la "seguridad interior" (¿y la represión de los que se oponen a la entrega?), cosa que los ingleses verían muy bien.
También lo verían muy bien los estadounidenses que nos imponen la vuelta a la trágica TEORÍA DE LA SEGURIDAD INTERIOR, aplicada por Onganía y luego de Videla en adelante. Teoría según la cual el enemigo está “adentro”. Como en los bombardeos de Plaza de Mayo de 1955.
Lo del narcotráfico es sólo cobertura. No se propone terminar con el narcotráfico. Lo que se descubre es sólo para difusión mediática. Pequeños “dealers” y no la eliminación del narcotráfico, en cuya cabeza (es plausible suponer por la envergadura que alcanza en estas tierras) estarían grandes intereses de la economía y la política internacional y argentina, en disputa entre sí a expensas de la vida del pueblo argentino y donde la DEA ataca a los que no le son afines (y viceversa).
La frutilla del postre es la amistad del Presidente con el inglés Joseph Lewis, en cuyas estancias suele veranear.
Lewis es un magnate inglés, dueño de latifundios en la zona de Lago Escondido en la cordillera (donde planea establecer un aeropuerto) y de otro en la costa Atlántica, a la altura del paralelo 48, donde ya tiene un aeropuerto en el cual pueden aterrizar aviones ingleses provenientes de la Base colonialista inglesa en nuestras Malvinas, dividiendo Argentina Continental en dos.
Lewis es socio de Midlin en Pampa Energía y en EDENOR. Y Midlin también figura entre los afines al Presidente: en 2016 compró IECSA, que hasta ese entonces pertenecía a Ángelo Calcaterra, primo del mandatario.
¿Serán sus empresas y latifundios los “objetivos estratégicos” a defender ante una huelga o una protesta popular?
En medio de todo esto, el Presidente propone que las FFAA se dediquen a tareas "internas", de apoyo logístico a las fuerzas de seguridad.
Dicen los que saben algo de tauromaquia, que el torero agita el capote y con sus pases entretiene y engaña al toro. Otros debilitan al toro clavándole banderillas. Hasta que el torero le asesta la estocada mortal. Deben meditar los militares, los gendarmes y los prefectos. Esto pude ser un pase de torero para eliminar lo que queda de la Defensa Nacional y de las Fuerzas Armadas que necesitamos para defender un proyecto de Argentina Independiente de toda dominación extranjera. Una Argentina soberana tendrá como hipótesis de conflicto los ataques abiertos o solapados de las potencias. Esas son las viejas y siempre renovadas amenazas.
Como muestra, dijo Macri: “Al Astillero Río Santiago (ARS), hay que dinamitarlo”, haciendo suyas las palabras de un empresario naviero. Esa fue la respuesta del Presidente a los familiares de los buques pesqueros hundidos: San Antonio, Repunte y Rigel, que cuestionaban porqué el gobierno compró barcos patrulleros a Francia si el ARS, que es estatal, los puede construir. Este gobierno macrista que hundió al país en el hambre, la desocupación, la pobreza, la crisis financiera y el cierre de fábricas y comercios nacionales, ahora quiere dinamitar el ARS, símbolo de la resistencia a las privatizaciones menemistas, y orgullo de la industria nacional. Y gasta fortunas de dólares comprando barcos a países imperialistas; barcos que se pueden fabricar en el ARS, en pesos.
¿Se trata de la destrucción de la industria para la defensa y la industria naviera, para pagar favores imperiales?
¿Es la compra de esos barcos el precio que cobró Francia para votar a favor del “crédito” del FMI a la Argentina? ¿Cuáles son los compromisos secretos firmados por Macri con Estados Unidos, Inglaterra y otros imperialismos, por el voto a favor del “préstamo” del FMI?
Además, esta “reforma” de las FFAA se corresponde a la continua y creciente conciliación con los colonialistas británicos, y las negociaciones para establecer acuerdos de cooperación militar con ellos.
Se corresponde con la vigencia continuada de los Acuerdos de Madrid y Londres, verdaderos estatutos de nuestra indefensión nacional.
Se corresponde con la línea diplomática de conciliación con los británicos en particular y con distintos imperialismos que se disputan el mundo, en general. Y con una línea de destrucción de la Defensa Nacional, de desguace de lo que queda de la Industria para la Defensa, de la destrucción de la Argentina Industrial, Tecnológica y Científica, para convertirnos en lo que el Presidente propone: "ser el supermercado del mundo" que sólo necesita "guardias" para proteger las góndolas de los hambrientos que los sucesivos "modelos" generan.
Se corresponde a los acuerdos con la Guardia Nacional de Georgias en EEUU. o con los acuerdos de cooperación militar con los ingleses que el Ministro Aguad estaba negociando mientras se producía el desastre del ARA SAN JUAN.
Por último, se corresponde, coherentemente y bajo el control de una funcionaria del FMI que habla como si fuera un regente monárquico, con la intención gubernamental hacer de las FFAA y de Frontera una policía interior, para perseguir al único enemigo de este Proyecto de Dependencia: los patriotas y el pueblo que se oponen a la entrega. O sea, la vuelta a la Teoría de la seguridad Interior y el enemigo Interno que ya fueron tristemente aplicadas en nuestra Patria.
No es un error.
Es un fruto más de una línea de genuflexión constante que pretende poner a Argentina de rodillas.
NO SOLO CRÍTICAS, TAMBIÉN PROPUESTAS.
Un proyecto de Argentina Independiente de toda dominación extranjera exige una Defensa Nacional para el mismo.
No se trata de encontrar un “entretenimiento” para las FFAA o un justificativo para su existencia. Se trata de organizar una Defensa Nacional indispensable e integrante de ese proyecto.
Para ello lo primero es definir en qué mundo nos encontramos. No es un mundo “globalizado” de países iguales, respetuosos y racionales. Se trata de un mundo donde un puñado de países oprimen y rapiñan a una mayoría de pueblos, países y naciones del mundo. Mundo de “globalizadores” y de “globalizados”. Un mundo donde reina el capital financiero, los “corta cupones” y “timberos” de las finanzas que pululan en la macroeconomía predicada por comentaristas económicos mediáticos, de lengua aceitada por dinero del “Círculo Rojo” del Presidente.
El Presidente Macri, además, se equivoca porque no es, ni siquiera, la “globalización de los 90”. Porque se está desarrollando un camino de guerras comerciales y de aumento de conflictos militares regionales. Se acentúan los factores de disputa y guerras convencionales. Y las potencias se cierran y protegen. Si Inglaterra debiera elegir entre el mar y el continente, elegirá el mar, dijo Winston Churchill. Francia y Alemania, eligen el continente. EEUU, Rusia y China hacen lo propio. Es un mundo que marcha a una tercera guerra mundial, sin prisa, pero sin pausa.
Ante ese mundo estamos inermes. La política del Gobierno nos lleva al precipicio. A abrir las puertas al desangre nacional.
Todo ejército se constituye en función de sus fines. San Martín y Belgrano organizaron ejércitos para la Independencia Americana. Y nunca los embarcaron en luchas fratricidas. Pero San Martín, en particular, relacionó la organización del Ejército de los Andes con el desarrollo de la industria para la Defensa en Cuyo, haciendo producir balas y cañones. Pero también con la prosperidad de la industria local del vino, como lo demostró al instar a sus diputados al Congreso de Tucumán (Fray Justo Santa María de Oro y Godoy Cruz) a proponer leyes para su vitivinicultura (que fueron rechazadas con argumentos que se escucharon en gobiernos anteriores y se escuchan, hoy, en ámbitos oficiales).
San Martín organizó su ejército en base a la teoría del Pueblo en armas, que viene desde las Invasiones Inglesas y la Revolución de Mayo, combinando los cuadros profesionales militares con el pueblo organizado. Parte de eso fueron las acciones de Güemes, la guerra de Republiquetas y la acción del General Antonio Álvarez de Arenales y otros.
Eso es lo que llamamos Defensa Nacional Patriótico-Popular Integral e Integrada.
Integral porque no sólo se expresa en balas y cañones. Es también la industria para la defensa en todas las áreas (energía, química pesada y liviana, industria liviana y pesada, farmacoindustria de principios activos, alta tecnología como el INVAP, etc.).
Integrada, a su vez, con todo el desarrollo agrícola industrial y el proyecto de bienestar social, donde un Estado de nuevo tipo, de democracia grande, controle las palancas claves del desarrollo independiente, posibilitando y facilitando el mismo. Los verdaderos empresarios nacionales y las PYMES se verán favorecidos por ello.
Una verdadera política de defensa nacional es, también, desarrollo industrial estratégico y no su desguace. Es desarrollo naviero (contradictorio con el abandono del Astillero de Rio Santiago), es desarrollo de la energía atómica, es desarrollo de ciencia y técnica (y no destrucción del INTI), es desarrollo aeronáutico civil y militar, etc...
Es también asegurarse provisión de medicamentos (no extranjerización e importación de los mismos), con el desarrollo de un polo estatal de fabricación, siguiendo el camino de la EMESTA (Empresa de Medicamentos del Estado) de Ramón Carrillo, Ministro de Salud en los primeros gobiernos del General Perón.
Y, por fin, es tener provisión segura de alimentos para el pueblo y para sus fuerzas de combate.
Es el concepto de Defensa Nacional Patriótico-Popular, Integral e Integrada, basada en un pueblo capaz de defenderse y con los elementos materiales para ello.
Desde esta última visión, tener un tercio de la población en pobreza e indigencia es un tema que atenta contra una Defensa Nacional con mayúsculas. Ya que, entre el ser humano y el arma, el primero es el más importante.  Podríamos decir, parafraseando a Ramón Carrillo, que en la mujer y el hombre argentinos reside la verdadera Nación.
Y tener latifundios de la magnitud de los que tenemos (muchos en manos extranjeras), atenta contra la defensa nacional. La propuesta de crear un millón de chacras mixtas de campesinos propietarios es, en consecuencia, un tema de Defensa Nacional, para nuestro país. Sólo así se conseguirá poblar el territorio con quienes defenderán esa tierra contra toda agresión extranjera. Si para Juan Bautista Alberdi "gobernar es poblar" vale, por extensión, que defender el territorio es poblarlo de verdaderos productores que lo habiten y produzcan en él. Campesinos que accedan a la tierra como propietarios y no terratenientes que se quedan con la renta de tierra que no trabajan y que viven en lujosas mansiones, lejos de la producción.
Patria proviene de patrimonio, suele decir el Dr. Julio C. González.
En efecto, Patria es nuestro patrimonio en el sentido más amplio. Nación abarca constituir una comunidad estable de seres humanos formada históricamente, surgida sobre la base de la comunidad de lengua, territorio, vida económica y carácter psíquico, que se manifiesta en una comunidad de cultura. Defenderán su Patria ante toda agresión extrajera esos campesinos que hayan hecho realidad la consigna "la tierra para el que la trabaja". Campesinos que digan "esta es mi tierra, esta es mi casa, esta es mi Patria. Doy la vida por ella.".
Esto supone, de manera no exhaustiva:
a) Seguridad energética (imposible con nuestro petróleo y el gas en manos extranjeras y hasta del enemigo colonial,
b) Seguridad Alimentaria (que impone la necesidad de una Reforma Agraria retomando los preceptos del General Artigas en el Estatuto de 1815).
c) Seguridad de protección ambiental, impidiendo la explotación contaminante como la megaminería, y el extractivismo que agota nuestros recursos.
d) Seguridad de provisión de medicamentos y elementos esenciales de supervivencia de la población.
Macri nos lleva a un aumento de la dependencia y la rapiña sobre nosotros. Nos lleva a someternos a la usura internacional, y se prepara para reprimir la protesta legítima.
Argentina es como un embudo: por arriba entran ingresos económicos. Por el pico de abajo sale poco o casi nada para el Pueblo. Este embudo de Argentina dependiente tiene, en sus costados, infinidad de agujeros por los que drena líquido: intereses de una deuda externa eterna e impagable, la renta de latifundistas parasitarios que oprimen al campesino productor y que paga toda la sociedad en sus compras diarias, sobrefacturación de importaciones por monopolios extranjeros, subfacturación de exportaciones por los mismos monopolios, retención en el exterior de los dólares de los monopolios exportadores, etc. etc... Ese es el verdadero Déficit.
Monopolios extranjeros producen en Argentina el 64% del PBI, mientras que en Brasil es sólo el 24%.
Los beneficiarios de lo anterior y las potencias a las que responden generarán acciones contra todo intento de una Argentina independiente.
Esas son las Hipótesis de Conflicto. Esas son las amenazas que se deben prevenir.
El ámbito de la Defensa Nacional, la protección de las fronteras terrestres, marítimas y el espacio aéreo en su concepción más amplia, incluyendo la Defensa Civil ante desastres y otros eventos indeseados, es un terreno que los sectores patriótico-nacionales y democrático-populares no deben abandonar en manos de aquellos que defienden la dependencia, la entrega del patrimonio nacional y la sumisión de la Patria.
Elaborar una política de Defensa Nacional Patriótico-Popular, Integral e Integrada es una necesitad del Pueblo (ajena a toda mezquindad sectorial o coyuntural).
Será entonces posible porque el Programa de un Gobierno del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo es hacer posible lo necesario.
No sólo declamarlo.
26 de julio de 2018


lunes, 23 de abril de 2018

Una disputa por el control del mercado PAMI y los medicamentos: lo que no se dice


Una disputa por el control del mercadoPAMI y los medicamentos: lo que no se dice


Horacio Micucci


El acuerdo entre PAMI y los laboratorios farmacéuticos -en la palabra oficial- consiste en un descuento del 5% para medicamentos ambulatorios sobre el precio vigente a febrero de 2018, y un descuento del 60% para los medicamentos oncológicos que compra PAMI, sobre el precio vigente a enero de 2018. Además, los medicamentos no podrán aumentar más de un 70% del valor de la inflación. El acuerdo incluye la licitación por parte de PAMI de medicamentos especiales, con ahorros significativos, y la firma de un convenio con Farmalink, la empresa intermediaria que gestiona el convenio.
Pareciera que el gobierno que recortó las jubilaciones, ahora decide golpear a los laboratorios farmacéuticos y favorecer a los jubilados. Veamos.

Cuestionamientos y sospechas
Para el jubilado se reduce a un descuento del 5% respecto a los precios anteriores. Si se une a esto que hay medicamentos que no se cubren o sólo son cubiertos en un porcentual (40% o 60%) y que se intenta reducir la cobertura del 100%, el beneficio es pobre.
Los futuros aumentos inferiores a la inflación se harán sobre los precios de febrero de 2018. Pero, entre enero de 2016 y enero de 2018, los medicamentos aumentaron un 124%, muy por encima de la inflación. Con este colchón inflacionario, los laboratorios están cubiertos. Además, acá y en el resto del mundo, los costos de fabricación de los medicamentos son infinitamente inferiores a los precios de venta. Tal vez cien veces inferiores.
Respecto a Farmalink, la empresa que gestiona el convenio y que debiera controlar a los laboratorios, está integrada por ellos. Los controlados se controlan.
En el 2015, el 71% de los productos vendidos se fabricaban en el país y, con tendencia creciente, el 29% eran importados. Lo importante del medicamento es su principio activo que en su mayoría se importa y la industria farmacéutica argentina es muy dependiente de ellos. En cifras, en 2015, se exportó en medicamentos e insumos, por unos mil millones de dólares, pero se importó por casi 2500 millones. El 80% de las importaciones son de los laboratorios extranjeros pero los nacionales aumentaron sus importaciones de insumos, entre 2005 y 2015, de 96 millones de dólares a 460 millones. Todo aumento en las ventas implica un drenaje de dólares en importaciones. Es la dependencia.
PAMI es el principal comprador de medicamento: 2.000 millones de dólares/año; un 40% del mercado total. Y llama la atención la diferencia de comportamiento entre CAEME (que representa a filiales de laboratorios extranjeros y que se apresuró a refrendar el acuerdo) y CILFA (que representaría a los nacionales y que lo resistió mientras pudo). Esta caracterización de las cámaras es discutible, y es necesario desnudar lo que realmente está en juego: una disputa de mercado escondida en supuestos beneficios a los jubilados.
En un país oprimido como el nuestro, el empresariado se divide en dos por su actitud ante el imperialismo: el empresariado que intermedia y lucra con la dependencia nacional y el empresariado verdaderamente nacional.
Las distintas potencias que nos oprimen (sean ingleses, estadounidenses u otros europeos, rusos o chinos, tienen un soporte en el empresariado que lucra y se beneficia intermediando con nuestra entrega y sumisión nacional. Este término no se refiere a una mera relación comercial y/o financiera de empresarios nativos con monopolios extranjeros. Sino que da cuenta de sectores que se entregan y subordinan en política a los distintos imperialismos y cuyo desarrollo –y hasta su propia existencia– en la producción y/o comercialización depende de los monopolios de tal o cual potencia imperialista, convirtiéndose en apéndices de ella. Franco Macri o Techint son una muestra. Las peleas entre las potencias interimperialistas se reflejan en distintas actitudes de las fracciones de este sector de empresariado de intermediación, según la potencia a la que están vinculadas ¿Hay algo parecido en la industria farmacéutica y este convenio?

¿Son nacionales todos los “nacionales”?
La empresa ELEA, caracterizada como nacional, es controlada por el Grupo Chemo de Hugo Sigman y Silvia Gold (junto a Luis Alberto Gold y la familia Sielecki). Romikin es la oficina comercial de Chemo en Argentina. Chemo tiene base en Barcelona y posee industrias químicas de principios activos en Italia, en España y hasta en China (Gold Pharma) y la India. También fabrica productos terminados en España. Además, tiene una alianza estratégica con Bagó en la empresa de productos veterinarios Biogénesis (uno de los principales proveedores de la vacuna contra la fiebre aftosa en la región, y en países como Taiwán y los Estados Unidos). Biogénesis es propiedad de Hugo Sigman, Luis Alberto Gold, Diego Alberto Zito, Alejandro Marcelo Zito, Paula Marcela Zito y los hermanos Juan Carlos y Sebastián Bagó.
El Grupo Bagó-Montpelier (considerado nacional) cuenta con patente para fabricar en Rusia, abrió recientemente una planta farmacéutica en Pakistán y está negociando producir vacunas contra la aftosa y medicamentos oncológicos en Asia, África y Europa del Este. Roemmers ha sido vinculada a capitales alemanes. Tiene filiales en distintos países de Latinoamérica y, según Clarín del 20 de setiembre de 2010, tiene acuerdos con distintas “multinacionales”.
Lo anterior sugiere una hipótesis. La de que el mercado farmacéutico argentino es dominado por filiales abiertas o encubiertas de monopolios imperialistas y sectores de empresariado de intermediación de distintas potencias, en lucha feroz por el predominio. Las empresas verdaderamente nacionales son mayoritarias en número, pero minoritarias en el control del mercado farmacéutico.

La producción pública de medicamentos
Si al gobierno le preocupan los altos costos de los medicamentos debiera activar la producción estatal de los mismos, retomando el camino del EMESTA de Ramón Carrillo. Las leyes Nº 26.688 y Nº 27.113 fueron hechas “letra muerta” por gobiernos anteriores y por éste en particular, que desarticuló la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos.
La política de medicamentos necesaria, tiene cuatro condiciones: fabricación estatal, con desconocimiento de toda patente extranjera, impulsando la política del medicamento genérico. Defensa de la verdadera industria nacional. Control de calidad estricto con fortalecimiento de los organismos de control y precios máximos.

Causas y objetivos de la disputa
Más allá de lo publicado oficialmente parece que asistimos a una disputa por el control del mercado. Hay unas 250 empresas de medicamentos de las cuales unas 20 controlan el 80% de las ventas. Entre ellas hay monopolios extranjeros y empresas de empresariado de intermediación. Se dice que el gobierno tiene la intención de abrir la importación de medicamentos terminados. Esto favorecería a CAEME, pero parte de CILFA no le haría asco a la cuestión. Grupos como CHEMO o Bagó pueden intermediar para la entrada de medicamentos de potencias a las que se los vincula. Esto sería coherente con las guerras comerciales que hay en el mundo.
Por otra parte, se sostiene que sectores vinculados al ministro Quintana quieren entrar en el negocio de las licitaciones que hoy se ve obstruido porque los acuerdos se tejen directamente con las cámaras mencionadas.
Quintana ha anunciado que venderá Farmacity para evitar incompatibilidades. ¿Será como las transferencias de empresas que el Presidente Macri hizo a familiares?¿será como la participación en el blanqueo del hermano del presidente gracias a un decreto de éste, o como el blanqueo del ministro Dujovne?). Pero, resulta que por, casualidad, el Procurador Casal, reemplazante provisorio de Gils Carbó ha avalado el intento de Farmacity de penetrar en la Provincia de Buenos Aires, cosa que es resistida por los farmacéuticos de la Provincia y la COFA (Confederación Farmacéutica Argentina). Es que se oponen a la concentración del mercado.
El medicamento no debe ser una mercancía sino un bien social. La ley provincial se opone a sociedades anónimas propietarias de cadenas de Farmacias.
Sea como sea, el dictamen del Procurador Casal ha aumentado el valor de Farmacity de la noche a la mañana...

Al infinito y más allá
Pero parece que los objetivos de Quintana son mayores. Fuentes creíbles dicen que sus objetivos no se reducen a entrar en la provincia. Sino, también, en entrar en el negocio de la las licitaciones de PAMI al que hoy sólo acceden Caeme y Cilfa. Y más aún, dicen estas fuentes que quiere establecer una red de logística que transporte y distribuya los medicamentos a nivel nacional para PAMI (y de paso los de Farmacity).
Y que, ya metido en el asunto transporte a gran escala, espera establecer una red de transporte que distribuya los productos de Mercado Libre para tener una tajada del mercado de venta on line en pelea con la posible entrada de Amazon u otros similares. Eso dicen fuentes que sostiene que conocen los entretelones de la disputa por OCA, que, afirman, tuvo como protagonistas al renunciado Aguad y al propio Quintana
Lo cierto es que, en la Argentina, las ventas online registraron el año 2016 un incremento nominal del 51% para totalizar una facturación de alrededor de $ 102.000 millones, según los datos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE).